En Contenedores Gema, para desempeñar nuestra labor diaria, nos regimos por lo que establece la normativa en vigor, en este caso el Plan Nacional de Residuos. En este nuevo post del blog te explicamos el contenido de esta normativa cuyo objetivo no es otro que reducir el impacto medioambiental de determinadas actividades.  


Según constatan datos oficiales, en España, el volumen de residuos de construcción y demolición por habitante y día se sitúa entre 2 y 3 kilos. Lo verdaderamente preocupante es que, de esta cantidad, en España reciclamos menos del 5%. Estamos ante un porcentaje muy inferior al de países como Holanda (90%), Bélgica (87%), Dinamarca (81%) y Reino Unido (45%). Por eso mismo, el Ministerio de Medio Ambiente se fija como objetivo reciclar como mínimo el 60%. 


Ten en cuenta que, al hablar de residuos de construcción y demolición (los RCDs), nos estamos refiriendo a los que generamos en el entorno urbano. Por otro lado tenemos los Residuos Sólidos Urbanos. Son diferentes de los anteriores. Por ejemplo, los RCDs como los áridos son básicamente inertes. Encontramos en esta categoría restos de hormigón, de pavimentos asfálticos, materiales refractarios, ladrillos, cristal, plásticos, yesos, etc. También los residuos que se generan en los trabajos de demolición o reparación de edificios antiguos. Habida cuenta de que el volumen de residuos ha crecido de forma exponencial en las últimas décadas, el Plan Nacional de Residuos busca que estos perjudiquen lo mínimo posible al medio ambiente. Entre otros servicios que encontrarás en nuestro catálogo, verás que somos especialistas en la retirada de residuos. Por eso te insistimos en que hay que hacer todo lo posible para separar los restos de construcción y demolición y gestionarlos de forma correcta de cara a reducir el impacto medioambiental.